• mi cuenta
  • ¿idioma?
    ¿moneda?
    ¿Cómo te podemos ayudar?
    o bien puedes llamarnos al (+34) 932 456 866 (solo en horario comercial)

    Lunes a Viernes de 10 a 19h.

    mi compra
    subtotal 0 €
    previsión de entrega: -
    total todos los precios incluyen IVA 0 €

    Ya hablamos en un post anterior del minimalismo y su triste derivación hacia un uso frívolo y gratuito de la palabra. En realidad, se trata de un concepto que en su acepción más pura es muy cercano al diseño escandinavo. Me explico.

    Minimalismo escandinavo

    Últimamente hemos oido alguna vez el concepto minimalismo acogedor, quizás una idea que puede definir en esencia el diseño que viene del Norte, tanto si hablamos de diseño de interiores como de objetos en un amplio rango.

    Minimalismo escandinavo

    La larga tradición en el uso sensato de materiales como la madera, la sencillez de las formas y su vocación de devenir bellas y funcionales hace que muchos de los objetos de procedencia escandinava puedan crear, por si solos o combinados, estos ambientes tan comunes por aquellas latitudes. También condicionados por el clima, estos espacios quieren ser luminosos y a su vez ser iluminados en la justa medida.

    Minimalismo escandinavo

    Pero si miramos un poco al detalle vemos varios puntos fundamentales que generan estas sensaciones tan acogedoras sin tener que pasar por el rizo rizado de la decoración que en algunas casas y estilos parece no acabar nunca. Veamos:

    Uso de la madera como material fundamental gracias a sus prestaciones excelentes (dureza, durabilidad, flexibilidad, calidez…) y como materia prima evocadora del entorno natural tan generoso que rodea Escandinavia.

    El blanco como color básico que ofrece sensaciones de espacio, orden y limpieza pero también, desmintiendo el tópico, como generador de calidez cuando se sabe combinar con maderas claras y en espacios de buena iluminación natural y artificial.

    El control de la luz, en sus dosis justas y bien zonificada cuando proviene de lámparas, que siempre aportarán un valor decorativo al espacio que iluminan.

    En general, el uso constante de materias primas y materiales naturales. Los textiles, tan cuidados en los hogares escandinavos, siempre se componen de algodones, linos, lanas y fieltros de gran calidad y maravilloso tacto.

    Los complementos en todas las estancias que van mucho más allá del simple accesorio. Aportando notas de color vibrantes en algunos casos que contrastan y revitalizan el espacio neutro que componen blanco y madera.

    Minimalismo escandinavo

    En esencia, creación de espacios a partir de unas constantes simples y sencillas, bellas y armónicas, atemporales y, sobretodo, acogedoras.