• Mi compra
    Subtotal 0 €
    Previsión de entrega: -
    Total Todos los precios incluyen IVA 0 €

    Si nos hicieran nombrar el diseñador más influyente de la segunda mitad del siglo XX, este sería Arne Jacobsen.

    Con una larga lista de creaciones a sus espaldas, es el diseñador más representativo del diseño minimalista escandinavo de los cincuenta y sesenta. Lámparas, sofás, ceniceros, papeles pintados e incluso cuberterías… grandes diseños que siguen hoy en día en producción, gracias a su atemporalidad.

    La Bellevue lamp es una muestra de la pureza de Jacobsen, donde une el minimalismo del movimiento modernista con el funcionalismo de la Bauhaus. En ella reconocemos fácilmente las líneas elegantes y las formas simples y orgánicas tan características de sus diseños.

    Le Corbusier, Gunnar Asplund, Alvar Aalto y Mies van der Rohe, entre otros, influyeron en su trabajo. Durante los cincuenta cosechó un notable éxito como diseñador industrial. En esta década creó la Ant chair (1951) y la famosa Serie 7 (1955) para Fritz Hansen.

    Algunos de sus patrones geométricos se reeditan ahora en papeles pintados de la centenaria firma sueca Boråstapeter, como Arne y Vertigo.

    Arne Jacobsen también diseño lámparas para Louis Poulsen, objetos de metal para Stelton y Michelsen, tejidos para August Millech, Grautex y C. Olesen, entre otros.

    Uno de sus edificios más célebres es el SAS Royal Hotel de Copenhagen (1960), ahora llamado Radisson Blu Royal Hotel. Jacobsen diseñó cada detalle de sus muebles, entre los que destacan la Swan chair y la Egg chair, así como su iluminación, los textiles, ceniceros, cubiertos…

    Nos quedamos con una de sus citas, "I don’t see that any buildings should be excluded from the term architecture, as long as they are done properly."

    Un gran trabajo, Mr Jacobsen.