• Mi compra
    Subtotal 0 €
    Previsión de entrega: -
    Total Todos los precios incluyen IVA 0 €
    29/03/2022

    En este proyecto, el reto principal fue ganar entrada de luz natural en un espacio de tamaño reducido ubicado en una planta baja. Por otra parte, fue importante trabajar la distribución del espacio para lograr que la cocina se integrase de manera natural en la zona del salón, ampliando así la sensación de espacio.

    A fin de conseguir una gran coherencia visual y así permitir la máxima luminosidad del espacio, se trabajó una paleta de colores reducida y equilibrada. El blanco porcelánico veteado de la encimera principal junto a los tonos arena de la península permiten una transición suave entre la cocina y el salón. Así mismo, la madera de roble natural del suelo y el tono verde empolvado de la pared crean una sutil conexión entre interior y exterior, un amplio patio donde cohabitan diferentes tipos de plantas.

    Para integrarla en el salón y dejar entrar más luz, se abrió la cocina para proponer una estructura lineal potenciada por detalles decorativos que crean una coherencia estética con el salón. La zona de las columnas queda oculta detrás de la pared para dar más sensación de espacio en la zona principal.

    Dentro de la cocina, una generosa encimera de porcelánico ofrece un gran superficie de trabajo. Por otra parte, el hueco dejado por los armarios proporciona una zona "desayunador" perfecta para colocar los pequeños electrodomésticos como la tostadora y la cafetera.

    Por último, complementamos el proyecto con una propuesta personalizada de iluminación equilibrada entre cocina y salón: la suspensión Djembe de Marset ilumina la mesa de comedor, mientras los apliques Bellevue de &Tradition en color negro aportan dos puntos de luz en la zona de la cocina. La iluminación general de la cocina queda cubierta con un empotrado lineal de Nexia, con la misma temperatura de luz que el resto de la vivienda.